miércoles, 27 de octubre de 2010

Relato de Halloween con sorpresa para los niños.

Hoy os presento un relato para Halloween, muy bonito, para contar a los niños. Sirve también para contar en clase, si eres profesor o profesora ¡les gustará muchísimo!, porque a la vez que lo cuentas, lo vas haciendo con un papel y al final ¡sorpresa!. Es muy típico en los colegios anglosajones, que los profesores lo cuenten a sus alumnos.

La pequeña "Casa Naranja"
Érase una vez una bruja muy pequeña, que estaba caminando en el bosque. El viento frío soplaba las hojas secas a su alrededor. La pequeña brujita buscaba frenéticamente una casa para el invierno, y no la podía encontrar. De repente, un trozo de papel naranja, soplado por el viento aterrizó a sus pies. Ella lo recogió. La pequeña brujita miró de cerca el papel y luego dijo, "voy a hacerme una casita con este pedazo de papel de color naranja." Dobló el papel por la mitad. Luego tomó sus tijeras (que siempre llevaba un par en el bolsillo) y le cortó las dos esquinas para hacer un techo. (Cortar el papel de color naranja, como la historia lo indica, hay que cortar las esquinas del lado que no está doblado). "Esto va a estar muy bien", dijo mientras miraba su nueva casa. "Pero voy a necesitar una puerta."  Con las tijeras se cortó una puerta. Dado que las brujas siempre llevan sombreros en punta, se cortó una puerta especial. (Cortar un rectángulo con un extremo hacia arriba, más hacia la parte inferior del borde doblado.) La pequeña bruja entró por la puerta en la casa naranja pequeña. El interior estaba muy oscuro. Rápidamente se apresuró a salir. "Tendré que hacer que las ventanas para dejar entrar la luz", dijo la brujita. Cortó un frente y la ventana trasera. (Corta un cuadrado en la parte superior central del extremo opuesto del papel de la puerta. Corte a través de ambas caras del papel.) ¡Oh, era una casa con muy buen aspecto!. Miró su pequeña casa muy contenta con un techo, una puerta y las ventanas. ¡Ya estaba terminada!. Pero así como la pequeña bruja empezó a entrar, vio un fantasma pequeño flotando en el viento por el camino. Como el fantasma pequeño se detuvo cerca de la casita, la brujita vio que estaba llorando. "¿Por qué lloras?" preguntó la pequeña bruja. El fantasma pequeño dejó de llorar y contestó: "Hace frío y mucho viento. Cada vez está más oscuro. Y no tengo sitio para pasar el invierno".  "Podrías pasar el invierno conmigo en mi nueva casa", dijo la pequeña bruja.  "Oh, gracias," dijo el fantasma pequeño feliz, mientras se asomaba por la ventana. "Esta es una casa muy bonita." "En primer lugar," dijo la bruja , que tendriá que hacer una pequeña puerta de su tamaño. Ella tomó la tijera de nuevo y comenzó a cortar. Cortó una pequeña puerta. (Corta un triángulo en el borde doblado del papel entre la puerta grande y la ventana. Hacer la parte más larga del vértice del triángulo hacia arriba) Los dos nuevos amigos felices entraron. El fantasma fué  por la puerta pequeña, y la pequeña bruja pasó por la puerta especial. Durante todo el invierno vivían felizmente juntos, dentro de la casa de color naranja. Si deseas ver el interior de tu casa de color naranja, acaba de abrir tu pedazo de papel y ¡Sorpresa! A los niños les encanta ver que la casa es en realidad la "Calabaza de Halloween".

¡Pruébalo y  a disfrutar Halloween!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada